h1

Evaluación

SISTEMA DE EVALUACIÓN

A.  Examen Final (EF) Peso 1
B.  Control de lecturas. peso 1
C.  Disertación de fin de curso (EP) peso 2
D.  Presentación de mapas conceptuales de vídeos y lecturas peso 1
Nota final Fórmula

Fórmula:

Promedio de Evaluaciones…..PE = (B+D)/2

Promedio Final…………PF= (A+C*2)+PE)/4

LECTURA OBLIGATORIA PARA LOS ALUMNOS QUE PIENSAN VENIR A CLASES A LAS DOS SEMANAS DE INICIADO EL CURSO (*)

“¿Profesor Prialé? Estuve en sus clases hacia el final de curso. Trabajo, tengo varios cursos que se me cruzan y no me alcanza el tiempo. Salí mal. Me pregunto si hay algo que pueda hacer para mejorar mi calificación”.  Pensé: “¿Por qué me lo preguntas? ¿No es ya tarde para preocuparse?.

Otros alumnos esta vez por email me escriben “Saqué notas muy bajas en su clase. ¿Hay alguna manera de que usted me mejore la nota?  –   “Todos mis horarios se me cruzar y necesito aprobar por que es mi último ciclo ” –  “Murió mi tío y soy sostén de familia, necesito pasar su curso. Le envío mi teléfono para que me llame por favor”. Otros tres mensajes de estudiantes me pedían que los llamara. No lo hice.

Hubo un tiempo en que uno recibía una calificación y eso era todo. Podíamos gemir y lamentarnos, pero había que aceptarlo como resultado de nuestros esfuerzos. En los últimos años, sin embargo, algunos estudiantes han desarrollado la tendencia a comportarse como consumidores descontentos. Si no les gustan sus notas, acuden al mostrador de “devoluciones” para cambiarlas por otra mejor.

Lo que me alarma es su indiferencia hacia las calificaciones como un indicio del esfuerzo personal.

Cuando se les presiona a responder por qué creen que merecen mejores notas, muchos admiten que no se las merecen, pero que les gustaría tenerlas.

Parece que muchos estudiantes añoran sus años en el nido donde se les daba estrellas doradas en reconocimiento al esfuerzo y caritas sonrientes por mostrar dignidad, y que pueden avanzar sin mucho trabajo si pueden convencer al profesor para que les dé una oportunidad.

Esta actitud va más allá del cinismo. Hay una extraña inocencia tras la idea de que uno puede esperar (e incluso merecer) una mejor calificación simplemente rogando por ella.

Cada ciclo hay al menos un 10% de mis alumnos, que dejan pasar pruebas cortas, exposiciones  e informes de lecturas, incluso exámenes parciales y se aparecen cuando ya no hay más remedio.

A esto se le llama “pensamiento hiper-racional”: si el esfuerzo y la inteligencia no son importantes, ¿por qué deberían serlo las fechas límites?.

Lo que importa es obtener mejores notas mediante una bonificación inmerecida, lo que equivale en términos académicos a ganarse una tostadora o una camiseta gratis.

Algunos incluso llegan a lanzar amenazas veladas en su afán de obtener mejores notas ignorando el rendimiento académico: “Si mi calificación no sube no podré graduarme este ciclo”. “Si no me da una nota aprobatoria, mi trabajo no me renovará el permiso de estudio”. Al parecer, soy el responsable de que alguien pierda su oportunidad de graduarse, abandone sus estudios o decida si la vida tiene sentido o no.  Quizás estos estudiantes me ven como un agente promotor que tiene en los bolsillos algo que ellos desean: buenas notas. Que la universidad realmente ofrezca  la posibilidad de aprender parece irrelevante, poco menos que inútil, debido a que requiere mucho trabajo y largas horas.

En una sociedad saturada de valores superficiales, el amor por el conocimiento en sí suena como algo excéntrico. Los beneficios de la fama y la riqueza son más obvios. ¿Es correcto culpar a los estudiantes por reflejar los valores superficiales que saturan nuestra sociedad?

Yo busco queridos estudiantes, que se tomen a sí mismos en serio, ya que nuestro país se verá forzado a tomarlos en serio después cuando haya mucho más en juego.

Todos mis cursos son EMINENTEMENTE PRÁCTICOS, y las prácticas se hacen en clases presenciales. Si no vienen a clases por el motivo que sea, no serán calificados y se les aconseja retirarse del curso dentro del primer mes de matriculados.

Las notas que alcancen serán las que merecen y con ello queremos ser justos con ustedes, con la calidad educativa que propone la Universidad y por ser necesario para ayudar a preservar el mínimo de calidad que nuestra sociedad necesita para mantener su seguridad y su propia integridad.

*Adaptado del textoy conceptos originales de Kurt Wiesenfeld – Prof. De Física Georgia Tech, Atlanta. El artículo original fue publicado en Newsweek en español (junio de 1996).

REITERACION

El curso es eminentemente práctico por lo  que la disertación final, exposiciones, trabajos, mapas conceptuales de vídeos y lecturas, intervenciones y prácticas en clase son absolutamente relevantes para la calificación final. El curso no tiene exámen parcial; solo exámen final, lo que remarca el carácter práctico del curso, que se ciñe a la estructura de evaluación descrita líneas arriba.

Si un alumno por cualquier motivo tiene conflicto de horarios que impidan su asistencia regular, es aconsejable que se retire del curso dentro del primer mes, para evitar verse afectado en su promedio general.

A %d blogueros les gusta esto: